Portada » News » Estás Comunicando

Estás Comunicando

 

 “No me comunico bien con mi equipo”. Esta frase suele salir después de indagar un rato en una situación de necesidad de un o una líder, que empieza a menudo con un “es que no me entienden” o “no nos entendemos”, en el mejor de los casos.

¿Qué es comunicar? Comunicar es un proceso que consiste en la transmisión e intercambio de mensajes entre un emisor y un receptor. En la comunicación intervienen el código, el canal, el contexto, el ruido y el feedback.

Quieras o no quieras, siempre, siempre, siempre, sin excepción, estás comunicando. Aunque no hables. Con tu postura, tu mirada, el tono de tu voz, tu distancia respecto a algo o alguien… Otra cosa es que comuniques lo que tú quieres o lo que tú crees.

Cuando gestionamos personas es fundamental cuidar la comunicación y darle la importancia que merece. Y eso empieza por estar alineado/a con las personas de tu equipo más directo. ¿Por qué? Porque de nada sirve tener un objetivo común si no se comparte de la manera adecuada, entendiendo por adecuada la que cada persona necesita.

Parece una cuestión complicada, y lo es. Sin embargo, hay algunos pasos que nos pueden ayudar a que esa comunicación fluya:

  • Estar en el mismo lugar. No queremos decir físicamente (que también ayuda bastante), sino en cuanto a percepción de qué es lo importante en este momento. Por ejemplo: si el líder está pensando continuamente en que el objetivo del equipo para este año es aumentar las ventas un 10% y hay personas que están centradas en solucionar un conflicto entre ellas, o en que falta personal para realizar bien sus tareas, por mucho que haya emisión y recepción de mensajes la comunicación no está acercando al equipo sino distanciándolo. En este caso es muy importante escuchar primero qué es lo que está demandando cada uno/a a nivel emocional, operativo, laboral… y solamente cuando el contexto y la disposición sean los adecuados, definir y compartir los retos a conseguir.
  • Prestar mucha atención a la calidad de la comunicación. Cuidar el espacio, elegir los momentos, minimizar las posibles distorsiones y distracciones, emplear un lenguaje claro y respetuoso, entrenar la asertividad, y mirar al resto de una forma apreciativa, enfocándonos en que nos une mucho más que lo que nos separa.
  • Centrarnos en dar y recibir feedback. Abriéndonos a escuchar y considerar otras visiones o ideas distintas a las nuestras enriquecemos el proceso de la comunicación y adoptamos soluciones más creativas. Lo más importante del feedback, además de encontrar la forma adecuada de darlo y recibirlo dentro del equipo y en todas las direcciones (lo que requiere también un buen entrenamiento), es lo que hacemos con él. Es decir, de nada me vale aceptar críticas o sugerencias de mejora si no busco la forma de ponerlas en práctica ni informo a mis compañeros/as de en qué punto estoy respecto a ellas. Asimismo, es imprescindible para una comunicación de alto nivel reconocer y agradecer las buenas aportaciones de cada miembro del equipo de manera habitual, casi sistemática. Esto hará que la unión sea real y duradera, y que el equipo “se entienda”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *